jueves, 21 de junio de 2018

thumbnail

Lo que sientes al salir con un hombre mujeriego.

Cuando eres más chica no tienes ni idea de cómo es la persona con la que sales. Lo único que sabes es que te has enamorado de la belleza física de ese chico que olvidas por completo su interior. Poco después, te das cuenta de que realmente te importa lo que siente por ti, pero luego te rompe el corazón. Me avergüenza decir que salí con un hombre mujeriego, pero sé que, al mismo tiempo, fue una lección de vida. Ahora tengo una relación muy seria, pero tuve que pasar por muchas caídas para llegar a donde estoy. Esto fue lo que sentí al salir con un hombre mujeriego y lo comparto con todas ustedes. Es mejor darse cuenta antes que caer mucho después. EL COMIENZO: Lo conocí cuando fui con unas amigas al cine. Una amiga mía lo invitó, pero ella faltó y lo dejo con nosotras. Al principio fue muy incómodo, pero poco a poco empezamos a platicar y así encajamos muy bien con él. Todo normal, vimos una película y después fuimos a la casa de mi amiga a seguir platicando y por último se fue. Sentí un poco de atracción por él, pues era guapo, pero yo no estaba tan interesada en salir con chicos. Al llegar a mi casa en la noche y conectarme en el chat me envió un mensaje. Fue un poco apresurado pues solo había pasado una hora de vernos, pero igual lo respondí. Me confesó que le parecía muy linda y que deseaba conocerme un poco más. Por otra parte, yo me sentí un poco avergonzada y halagada a la vez. Esa noche para mí fue mágica, pues tenía tiempo que nadie me decía eso, así que acepté vernos para conocernos más, y de ahí surgió esta historia. CUANDO EMPEZAMOS: ¡Nos hicimos novios! Y obvio estaba tan feliz que le conté a mis mejores amigos. A mi mejor amiga le dio muchísimo gusto, pero los demás no estaban tan de acuerdo, pues ya lo habían conocido antes. Resulta que iban en la misma escuela y aunque era otro salón habían escuchado rumores sobre él. Yo les conté a mis amigos todo lo que él me había contado. Uno de ellos me dijo que no le creyera mucho, ya que antes lo había visto con otra chica. Me sentí desilusionada al principio, pero por alguna razón pensé que exageraban y que fue cosa del pasado. Nuestra relación seguía en pie, pero me di cuenta de que nos veíamos poco. A veces pasaban dos semanas y otras veces era un mes completo y aunque platicábamos por chat, no era lo mismo. Realmente no sabía qué hacía durante el día y apenas me daba detalles de su vida. Más que nada era plática cursi.


COMO ME DI CUENTA: Me molesté muchísimo cuando tenía más tiempo para ver a su “mejor” amiga que a mí. Y resultó que esa amiga era su verdadero crush. ¿El me lo confesó? ¡No! Un amigo me había dicho que él se le había declarado, pero ella lo rechazó y que desde esa fecha han sido muy buenos amigos. Y no solo fue el quien me lo contó, pues otros amigos también lo sabían pero no tenían ni idea de que nosotros teníamos una relación. Después me di cuenta de que le daba like a fotos de otras chicas en Facebook, igual que platicaba con otras mujeres a través de su muro (en ese entonces se usaba más eso) y ¡me enojé! Sentía que había traicionado mi confianza y que solo me había visto la cara y eso fue lo que hizo. Le pregunté por qué lo hacía y claro que me respondió algo muy estúpido. A las pocas semanas se comportó muy distante y me terminó de la manera más patética: ¡por chat! ASÍ TERMINÓ: Fue entonces cuando realmente escuché a mis amigos y me di cuenta de que tenían toda la razón. Él era un mujeriego. Le encantaba usar a las mujeres para besarlas, tocarlas y luego dejarlas. Solo quería sentir placer y el verdadero amor que él quería era el de aquella chica que lo había rechazado. Claro que me sentí muy triste, pero supe cómo salir adelante. Lo curioso fue que cuando comencé a salir con otro chico, ¡volvió a hablarme! Me dijo que me extrañaba y que había cometido un error. ¿Es en serio? Por supuesto que vio que una de sus chicas lo había superado y quería recuperarla para sentirse poderoso otra vez. Lo rechacé, pero él seguía hablándome dulcemente como si nada hubiera pasado. Tomé mi camino, pero jamás voy a olvidar todo lo que sentí por él. Lo peor es que hasta la fecha sigue siendo un mujeriego, incluso se liga a mujeres más chicas que él. Sentí mucho asco al saber que había salido con una persona tan desagradable.


SU KARMA: Después de nuestro rompimiento, salió con otras chicas y se enamoraba cada cinco minutos. Si su nueva novia tenía una amiga más bonita que ella, le coqueteaba y trataba de conquistarla. Terminó siendo odiado por muchas mujeres. Su reputación cayó muy bajo y luego comenzaron rumores horribles de que había embarazado a una chica. Tuvo dos relaciones serias, pero, como era de esperarse, le fue infiel a una de ellas. En serio aplaudo a la chica que salió con él durante años, pues aunque lo perdonó, poco tiempo después ella también lo engañó y le hizo sentir todo lo que ella sintió cuando él la traicionó. Ahora tiene un corazón roto, no ha conquistado a más mujeres por su baja reputación. Además engordó. Todo lo que tenía de atractivo se fue y ahora luce como un patán gordito y roto.


Subscribe by Email

Follow Updates Articles from This Blog via Email

About

Páginas vistas en total

Con la tecnología de Blogger.