miércoles, 12 de abril de 2017

7 Consejos para superar el desamor y la separación


7 Consejos para superar el desamor y la separación

Cuando estas enamorado, una de las pruebas más dolorosas de la vida es afrontar una ruptura amorosa, cuando llega el desamor, superar la separación de la pareja amada, con la que tanto hemos compartido, puede ser muy duro, pero hay vida más allá… Si te ha dejado tu pareja, has sido tu la que ha dejado a tu novio o novia, ha habido alguna infidelidad, o se termino el matrimonio, aquí te damos los mejores consejos prácticos para superar la ruptura y que no duela tanto cuando se termina el amor



1º- Querer superarlo:

Todos hemos pasado por ello, para superar algo lo primero es querer superarlo. Nada de películas románticas por un tiempo: Eso de sentarse en el sillón viendo películas románticas o tristes mientras ahogamos el dolor en helado o dulces no es buena idea si queremos superarlo. Tampoco mirar si te ha bloqueado en facebook ni subir vídeos con doble sentido, rebuscar entre sus amigos o analizar cada conexión de whatsapp.

Nada de contarle al mundo digital como de tristes nos sentimos y el daño que nos han hecho. Es como si te hicieras una herida y, acto seguido, la cubrieras con sal y la remataras con limón. Llega un momento que comenzamos a “disfrutar” del dolor, nos regocijamos en el papel de víctima y esto nos obstaculiza el poder superarlo, así que cuanto antes pasemos esta fase mejor. La pose de cantaautor melancólico no te ayudará a encontrar el amor de nuevo. Acepta y permite la tristeza, pero llegado el momento, se consciente de que hay que superarlo y coger las riendas de nuevo, lo sabes.

2º- Supera la ruptura sin crearte más problemas:

Y con ello nos referimos a que no busques otro problema extra refugiándote en apoyos temporales como pueden ser el alcohol, drogas, medicamentos para dormir… Todo esto no te ayudará, al contrario de lo que se suele pensar tampoco “adormece” el dolor, sino que limita tu consciencia y te impide superarlo posponiendo el dolor a lo largo del tiempo, además de provocarte dolor extra en tus relaciones, familia, trabajo, etc…

Tampoco es buena idea recurrir al dicho de “un clavo saca otro clavo”, es tentador, especialmente en las infidelidades, vengarse de unos “cuernos” con relaciones vacías. NO lo hagas, te harán sentir peor después, y menos aún publiques o envíes pruebas de ello para fastidiar a tu ex, te arrepentirás seguro, algunas de estas situaciones han acabado siendo “memes” de Internet y han tenido incluso que cambiar de ciudad.

3º- Rodeate de amigos sinceros:

Si tienes la suerte de tener buenos amigos rodeate de ellos, no te quedes en casa con el chandal o pijama y la caja de pañuelos. Sal, ábrete a tus amigos y comparte tu dolor con un zumo o una cerveza en una terracita soleada, pero fuerzate a lo siguiente. Aunque te parezca que lo más importante del mundo ahora mismo es tu dolor, una vez que hayas soltado lo que llevas dentro oblígate a preguntarle a tu amigo o amiga… “Bueno, basta de hablar de mi, ¿Y tu, como estás?”. Y escucha sinceramente lo que tengan que decir.

Esto te ayudara a ti misma a cambiar de tema y ver que todos tienen preocupaciones y también necesitan y merecen nuestro apoyo. Además… ¿Hay algo mejor que las tonterías de tus amigos para sacarte una sonrisa? Con ellos podrás desahogarte, liberar las espinas más hondas de tu corazón. Ellos te ofrecerán su hombro y te empujarán a la superación. Además, no dudes que harán planes para que la sonrisa no se despegue de tus labios todo el tiempo que estés con ellos. Si existe la posibilidad de poder escaparte con ellos durante unos días mejor. Será un tiempo donde impere la aventura y la marcha. Nunca rechaces una buena velada con aquellos que te quieren.



Cuando estés preparada, hazte la siguiente pregunta y responde con la mayor sinceridad posible “Dentro de 10 años…¿Recordaré este día en concreto?”. Si no estás preparada posiblemente te mientas a ti misma, pero llegará un día que te respondas la verdad, y es que dentro de 10 o 20 años lo más seguro que ames incluso más a otra persona, que seas feliz, que no recuerdes para nada el día concreto de hoy, y el dolor que una vez sentiste no sea más que un lejano recuerdo olvidado en alguna parte.

5º- Se realista:

En estos momentos tendemos a recordar solo lo bueno de la persona, nos viene a la mente todo lo bonito de la relación, las cualidades de la expareja, etc… Casi hasta el punto de olvidarnos que era una persona con sus virtudes (como muchas otras personas) pero también con sus defectos, y con la que seguro que no todo fue bonito, así que recuerda tanto lo bueno como lo malo.

No debes de seguir dando un amor no correspondido pero tampoco odiarle, ya que todos somos humanos y cometemos errores, si por ejemplo se trató de una infidelidad. Permítete perdonar y seguir adelante, caminando hacía una nueva vida con todo lo maravilloso que te espera y aún desconoces…

6º- Dedícate tu tiempo:

Aprovecha el tiempo que te quitaba tu relación para hacer lo que más te guste: Leer, ir al cine, escuchar música, esquiar, patinar, ver las películas o series pendientes que realmente te gustan, retomar una amistad que tuviste que dejar atrás por celos, etc… O inscríbete en actividades que te gusten como spinning, gym, meditación, yoga, clases de cocina creativa, de baile.

Hagas lo que hagas disfruta de tu tiempo ya que seguramente más adelante, cuando estés preparada, volverás a tener una relación y de nuevo te quejarás de no tener tiempo para todo lo que te gusta. Además conocerás personas nuevas que enriquecerán tu vida. Aprovecha este tiempo para conocerte mejor y quererte un poco más.

7º Eres dueña/o de tus emociones:

Mucha gente cree que la meditación se trata de bloquear pensamientos y emociones, nada más lejos de la realidad. Al meditar se dejan pasar los pensamientos o sentimientos, se observan, se identifican y se aceptan, pero no nos involucramos en ellos, es como si los observáramos de lejos, sin dejar que nos arrastren con ellos.

El principal paso de como superar una ruptura consiste en lo mismo, no tenemos que negarnos que sentimos dolor, hemos de aceptarlo pero dejarlo pasar sin involucrarnos. Y en el día a día vendrán a nuestra mente recuerdos del ex, sentimientos, emociones, pasaremos por estados de ira, tristeza y frustración. Como rayos fugaces de un momento a otro nos vendrán pensamientos, y tendremos dos opciones, involucrarnos y desarrollar el pensamiento, o simplemente, dejarlo correr hasta que venga otro que nos distraiga, u otro estímulo nos haga pensar en otras cosas.

El cambio asusta, pero sin el cambio aún seguiríamos gateando y llevando pañales. O aún continuaríamos con la primera relación que tuvimos y jamás hubiéramos tenido esta historia que ahora nos preocupa. Y gracias al cambio un día conoceremos a una persona que nos haga sentir el tiempo que perdimos con las personas equivocadas, y que un día, como hoy, pensábamos inocentemente que eran las adecuadas. Es complicado salir de la zona de confort, pero a veces hay que aceptar el cambio y arriesgarse para encontrar una vida mejor y más feliz. Nunca olvides que la vida es una aventura, no tengas miedo de dejarte sorprender por un nuevo camino.


miércoles, 15 de marzo de 2017

¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando abortas?


Antes de pensar si individualmente creemos en legalizar el aborto o no, recuerda que esta tragedia también pasa de forma natural. Las mamás que han pasado por esto ni siquiera pueden describir el horrible dolor que una experiencia así produce. Mucho se habla del derecho a la vida, pero pocos explican lo que le pasa a tu cuerpo cuando abortas, sea voluntaria o involuntariamente.

Perder a un bebé de apenas un par de semanas en el vientre de su mamá puede marcar a una familia de por vida. La vida sin duda es un milagro, pero lamentablemente no siempre se puede mantener.

COMPLICACIONES FÍSICAS A CORTO PLAZO

Aproximadamente 10% de las mujeres que abortan tienen complicaciones inmediatas; de esas, 2% se consideran efectos graves. Estas son solo algunas de las complicaciones que suelen producirse cuando abortas.



Perforación uterina. Entre el 2% y el 3% de las mujeres que abortan la sufren. Sin embargo, muchas veces pasan años sin ser diagnosticadas. El riesgo aumenta si ya has dado a luz o te realizaron el aborto bajo anestesia general.

Las complicaciones menores incluyen: infecciones, sangrado, fiebre, quemaduras de segundo grado, dolor abdominal crónico, vómitos y molestias gastrointestinales.

Las nueve complicaciones mayores más comunes son: infecciones, sangrado excesivo, embolia, desgarros o perforación de útero, complicaciones por anestesia, convulsiones, hemorragia, heridas cervicales y shock endotóxico.


COMPLICACIONES A LARGO PLAZO

Cáncer cervical, de ovario y de hígado. Las mujeres que han abortado una vez sufren 2.3 veces mayor riesgo de padecer estos tipos de cáncer. Quienes han tenido dos o más abortos tienen 4.92 veces más riesgo.

Laceraciones cervicales. Aunque las laceraciones graves sólo afectan al 1% de las mujeres que abortan, las laceraciones menores o las microfracturas suelen ser ignoradas. Estas pueden causar daños reproductivos a largo plazo.

Partos prematuros y complicaciones al dar a luz. Entre más veces te hagan este procedimiento, más aumenta tu posibilidad de dar a luz antes de tiempo. Así como puedes dar a luz antes, también puedes dar a luz después. Ambos riesgos aumentan la posibilidad de lastimar a tu bebé.

Embarazo ectópico. El riesgo aumenta muchísimo después de un aborto. Un embarazo ectópico puede resultar en infertilidad.

Endometriosis. Es un riesgo para todas las mujeres. Sin embargo, es especialmente notorio para las adolescentes que son 2.5 veces más propensas a padecerlo que las mujeres entre 20 y 29 años.

Hay que considerar que cada quien tiene diferentes factores de riesgo. Recuerda que lo más importante será la recuperación psicológica. Será todo un proceso, pero tu salud mental bien lo vale.



martes, 14 de marzo de 2017

Síndrome de Alejandría, ¿la enfermedad de los ojos violetas?




El síndrome de Alejandría, Génesis de Alejandría o enfermedad de los ojos violetas es una de esas historias que corren por Internet sin que se sepa realmente de dónde han salido y que parte de verdad o mentira encierran. Algunos sectores señalan que es un bulo y que es una historia de ficción, un hoax creado en un blog de fans de manga para dar una respuesta de ficción a la características físicas de unos personajes también ficticios. Sea como fuere, la historia es bien curiosa y encierra ese deseo tan real, hoy convertido casi en una necesidad, de mantenerse bello, delgado, joven y ser diferente; alejándose de todo aquello que le recuerda al hombre su levedad: la enfermedad y la muerte.

El síndrome de Alejandría: un mito urbano


Los escritos sobre esta “mutación genética” refieren cómo recibió el nombre de Génesis de Alejandría en los años 60, si bien también se relata cómo el nombre proviene de un caso acontecido en el siglo XIV en el Norte de Europa. La historia relata que una mujer llamada Alexandría Agustín, nacida en Londres en 1329, que nació con los ojos azules para ir poco apoco cambiando hacia un tono violeta. Pensado ser brujería, sus padres acudieron a un sacerdote quien les dijo que no era cosa del diablo y que se podía relacionar con una historia que había oído sobre un grupo de gente de ojos violeta que provenían de Egipto y que habrían quedado con los ojos de ese color y la piel muy blanca debido al efecto de una misteriosa luz brillante que inundó la noche. Les llamaban los espirituales y fueron desplazándose hacia el norte, concretamente hacia Europa.

La niña Alejandría fue considerada entonces como muy especial, se convirtió en una mujer muy bella y tuvo 4 hijas, todas con los ojos como ella, falleciendo a los 150 años de edad.

Y es que según esta historia, los nacidos con esta mutación genética tienen los ojos azules o grises al nacer, cambiando a púrpura a los seis meses y, con la pubertad, a violeta. También carecían de vello en el cuerpo, salvo en orejas, narices, cejas, pestañas y cuero cabelludo. Y lo más increíble, las mujeres no menstruan, pero tienen hijos; su esperanza de vida es de 120 a 150 años; no engordan, envejecen de forma muy lenta, quedándose con el aspecto de una persona de 50 años y podrían considerarse una especie de súper humanos: jóvenes, longevos, sanos y con los ojos violetas.

Pero, ¿es posible tener los ojos violetas?

La verdad es que sí, pero no tiene nada que ver con esta especial mutación. Los ojos violeta se suelen dar en personas afectadas de albinismo y es producto de la mezcla de tonos rojos con tonos azules, dando como resultado un tono muy especial, un azul intenso, casi violeta, debido a la falta de melanina en el iris. Hay personas no albinas que pueden tener este curioso y peculiar color de ojos, siendo el referente constante la actriz Elizabeth Taylor.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Páginas vistas en total